FACEBOOK

Muchos son los afectados que nos han contactado por no saber cómo actuar frente al acoso del Grupo Volkswagen que, mediante varios métodos de coacción, quiere forzarlos a realizar la actualización del vehículo.

El acoso ha sido tal que numerosos afectados han recibido llamadas, cartas certificadas con acuse de recibo e, incluso, falsas amenazas de que los coches podrían no pasar la ITV, o que ésta deje de ser gratuita, si la reparación no se efectuaba rápidamente.

Entendemos la frustración de nuestros clientes y compartimos su indignación. 

Por ello, nuestra Agrupación ha decidido actuar para documentar e denunciar estas medidas, enviando una carta a la Sra. María Reyes Maroto Illera, actual Ministra de Industria. 

En esta carta, también se denuncian otros aspectos que nuestra Asociación considera particularmente graves:

  • España ha sido el único país del mundo, a conocimiento de nuestra Asociación, que ha tomado una postura activa de apoyo a Volkswagen dirigiéndose por carta, por conducto de la Dirección General de Tráfico, a todos y cada uno de los afectados a fin de conminarles a realizar la “reparación” propuesta por Volkswagen, cuando no están ni mucho menos claras las posibles consecuencias negativas de la misma, en prestaciones, en consumo y en costes de mantenimiento a largo plazo. Resulta particularmente lamentable la política seguida al respecto por el exministro Soria, el cual, además, y según informaciones periodísticas, ha acabado, tras su cese, asesorando a empresas vinculadas al grupo Volkswagen.

 

  • El Ministerio de Industria no ha abierto y/o instruido eficazmente un expediente sancionador al grupo Volkswagen, por lo que tiene los visos de ser uno de los mayores fraudes a las autoridades de certificación de la historia de este sector. Este hecho es particularmente grave habida cuenta del elevado número de vehículos afectados por el fraude en España, cerca de 700.000, y la duración del fraude, que se ha prolongado durante más de seis años, provocando unas emisiones de NOx en este inmenso parque de vehículos de hasta 40 veces superior a los límites establecidos por la normativa comunitaria aplicable. La voluntad de engaño es evidente, y así lo ha reconocido la propia Volkswagen públicamente, ante los medios de comunicación, ante el Congreso de los Estados Unidos, ante las autoridades judiciales de aquel país, y ahora incluso ante las autoridades alemanas.

 

  • Por otra parte, el daño medioambiental es igualmente evidente, habida cuenta de los miles de toneladas de gases tóxicos que ilegalmente han sido vertidos con total impunidad y durante muchos años a la atmósfera.

 

  • El Estado, a través del Ministerio Fiscal, está igualmente teniendo una actitud que consideramos tibia en la instrucción penal seguida ante la Audiencia Nacional. Existen palmarios indicios de ilícitos penales, así como serios indicios de sustanciales daños materiales e inmateriales en cada uno de los propietarios y usuarios afectados, así como daños difusos pero evidentes en toda la sociedad, por el grave empeoramiento de la calidad del aire que respiramos, empeoramiento provocado intencionalmente por Volkswagen.

 

Les adjuntamos la copia sellada del escrito y les informaremos que cualquier noticia relevante sobre el caso. 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *