Volkswagen1

Recientemente, el Juzgado de primera Instancia número 4 de Manacor dictó una sentencia que declara la nulidad de un contrato de compraventa de un vehículo afectado por escándalo dieselgate del Grupo Volkswagen, condenando al pago de 19.378,11€ a un afectado, precio del vehículo en el momento de la compra, más los intereses legales generados a favor del afectado, teniendo en este caso que devolver el vehículo afectado. (Noticia)

Sin embargo, deseamos indicarles lo siguiente:

Esta sentencia, si bien “pionera”, es una excepción a la regla general que la mayoría de los tribunales, tanto en primera instancia como en apelación, han aplicado en este asunto, a saber, que el fraude en el consentimiento no es de identidad suficiente suficiente como para justificar la nulidad o la rescisión del contrato. Esta ha sido la posición de las Audiencias Provinciales de Cantabria o Mallorca (tribunal de apelación éste último correspondiente al Juzgado de Manacor) entre otras.

Cabe pues pensar que la Audiencia Provincial de Palma, manteniendo su criterio anterior, revoque la sentencia de Manacor y acuerde únicamente una indemnización por perjuicio moral de 500 euros.

Es siempre posible que, excepcionalmente, la Audiencia Palma mantuviera la nulidad, si considerarse que las causas que motivan la nulidad, en ese particular caso, justifican la misma. Y ello sería así ya que se trata de un caso muy particular en el que el vehículo (un Skoda Yeti) fue adquirido por el afectado por sus bajas emisiones, siendo que era éste el argumento principal de venta de dicho modelo. Es evidente que esas circunstancias no concurren en todos los modelos y en todos los propietarios, o al menos será muy difícil demostrarlo.

Nuestro combate, que continua día a día y que tienen unas dimensiones económicas enormes para Volkswagen, es demostrar que la actualización de software que se les quiere imponer, y que muscos de ustedes ya han realizado, les va a causar unos daños materiales cuantificables (en pérdida de prestaciones efectivas, aumento de consumo, aumento de costes de mantenimiento a largo plazo y pérdida de valor venal del vehículo), para lo cual estamos presionando y actuando con firmeza a los efectos de obtener la realización de las pruebas que permitan acreditar dichos daños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *