Algunos despachos u organizaciones recomiendan directamente no acudir. Consideramos que esa es una decisión arriesgada que puede traer problemas a nuestros clientes.

Probablemente el gobierno ordene en algún momento que los afectados deban pasar esas revisiones en un margen de tiempo (como ha sucedido ya en Alemania); llegado ese momento, no acudir a una revisión puede ser motivo de sanción administrativa, e incluso de retirada del permiso de circulación, dado que el vehículo quedaría fuera de la normativa.

Volkswagen, a veces a través de los concesionarios, ya ha enviado comunicaciones a los afectados anunciando estas revisiones. Muchos de ustedes las habrán recibido por teléfono o correo electrónico.

Nosotros vamos a enviar en representación de nuestros clientes (solamente de los afectados que sean clientes) una comunicación dirigida a Volkswagen solicitando explicaciones por escrito; cuestiones como en qué consistirá concretamente la manipulación del vehículo, en qué variarán sus prestaciones, si dicha manipulación es obligatoria y bajo qué fundamento, etc.

En cuanto al momento de ir a esta revisión, no se preocupen porque llegado el momento daremos instrucciones específicas a todos nuestros clientes de cómo actuar; de lo que hay que hacer, y sobre todo de lo que no se debe hacer (como aceptar un regalo o promoción como solución al problema, o firmar cualquier documento sin asesoramiento previo).